Si matas al amparo de la ley, también matas


reflejosocial.com

En días como hoy, te planteas algunas cosas. Hoy es el Día Mundial contra la Pena de Muerte, una forma de justicia que se aleja mucho de ser justa. Desde que el hombre es hombre y existen personas con derecho a juzgar a otras, existe la condena a muerte como fórmula para castigar un delito. A día de hoy el mundo está dividido entre detractores y partidarios… entre quienes encuentran la pena capital como algo abominable y quienes la justifican, al menos en algunos casos.

Para ser sincera, estoy con los primeros. Creo que es un problema de concepto. La justicia no busca castigar, sino ejemplarizar y conseguir que los delincuentes vuelvan al camino recto. Con la pena de muerte no se consigue el objetivo último de las condenas: la reinserción. A pesar de todo, puedo llegar a comprender el punto de vista de quienes consideran que a terroristas, violadores o asesinos está justificado aplicarles esta pena. Pero no puedo compartir esa opinión.

Casi 18.000 personas condenadas a muerte en todo el mundo están esperando su final. Una de ellas lo espera desde hace 43 años. Se trata de Hakamada Iwao. En 1966 se confesó culpable de asesinar a su jefe, a la esposa y a dos de sus hijos. Eso sí, esta confesión llegó tras 20 días de interrogatorio sin abogado. Poco después se retractó y denunció que había sufrido malos tratos por parte de la policía. Pero no sirvió de nada entonces, ni ha servido en las más de cuatro décadas que lleva en el corredor de la muerte sin hablar con otros presos, sin leer, sin ver la televisión y sometido a un aislamiento que le ha provocado una enfermedad mental. Esto está ocurriendo en Japón, tercera potencia mundial.

Subamos un escalón, hasta la segunda potencia: China. Aquí no hay debate sobre si se debe aplicar o no. No les dejan opinar. La República Popular de China ejecuta cada año a más de 1.000 personas de manera oficial y a otros tantos sin que nadie se entere (o se quiera enterar). Es un gigante imparable que está a la cabeza en el ránking mundial. 

En la primera potencia mundial, Estados Unidos, la situación tampoco es alentadora. Doce de sus estados han abolido ya la pena de muerte, pero en el resto sigue vigente. Texas tiene el dudoso honor de ser el que más ejecuta. Michigan fue el primero en ponerle fin en 1847. La realidad es que un país que abandera la democracia y presume de valores sigue quitando la vida a gente legalmente, en muchos casos, a pesar de existir serias dudas en las sentencias. La polémica surge con cada nuevo caso del que se hacen eco los medios. Ponen de actualidad un debate que como todo en esta vida, se cura con el tiempo. Un tiempo que pasa y todo sigue igual. El lado más dulce lo pone Europa donde está erradicada casi al 100%. Bielorrusia es el único país europeo que aún sigue ejecutando. En el último año a dos personas.

Lo ‘bueno’ es que los 69 países que aún la contemplan en su legislación, llevan buscando desde finales del siglo XVIII “una forma de matar más humanitaria”. ¡Fantástico! Se intenta que en el ahorcamiento el reo se disloque el cuello para que no muera asfixiado. Se prefiere la silla eléctrica o la cámara de gas en lugar de ahorcar al preso. Y por encima de todo, lo que se considera ‘mejor para la moral’ es la inyección letal. Eso sí, algunos países desconsiderados usan la lapidación, la decapitación con espada o el ahorcamiento lento. ¡Qué bárbaros! “Si se mata, que suene poco y sea rápido” ¿no? Al menos eso deben comentar en sus cómodos sillones los responsables de la última tecnología en muerte en EE.UU. o Japón.

redporlavidaycontralapenademuerte

La pena de muerte es cruel de cualquier forma que se aplique. No parece que debiera existir en sociedades democráticas. Amnistía Internacional o Human Rights Watch luchan los 365 días del año para conseguir que nadie pierda su dignidad aunque se esté preso. No dudo de que las personas más crueles y que más daño han hecho a otras se merezcan sufrir, pero tampoco dudo de que el ojo por ojo solo hará que el mundo se quede ciego.

Y tú, ¿qué opinas?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Si matas al amparo de la ley, también matas

  1. angel dijo:

    me recuerda a las cruzadas que mataban en nombre de Dios,estos matan en nombre de la Justicia , que INJUSTICIA ¿NO?. Los que deben impartir justicia se “visten de asesino” con el Codigo Penal en una mano y la pistola en la otra

  2. Daddy dijo:

    Estoy en contra de la pena de muerte puesto que ésta forma parte de un proceso natural que es la existencia, algo que la creación nos da o nos quita, no el hombre. Ningún humano tiene la capacidad de decidir si otro humano debe morir (aunque algunos crean que si, desde un asesino a un cargo militar), mucho menos si esa condena es resultante de una decisión judicial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s