Ciudadano Welles


Orson Welles // ciclodecineelespejo.blogspot.com

“Lo peor es cuando has terminado un capítulo y la máquina de escribir no aplaude”.

Una sensación que en pocas ocasiones experimentaría quien firma esta frase: Orson Welles. Un hombre de esos que están predestinados a no pasar desapercibidos. La primera palabra que escuchó en la cuna fue “genio”, aunque tardó tiempo en darse cuenta de que esas cinco letras le definían.

Hoy se cumplen 27 años desde que se marchó dejando a su paso una nueva forma de hacer cine. Un niño prodigio que a los 16 años ya tenía encandilado al mundo del teatro, a pesar de tener una infancia algo traumática.  Admirador de William Shakespeare, debutó en Broadway con ‘Romeo y Julieta’, pero necesitaba más y por eso creó Mercury Theatre. Representaciones radiofónicas y teatrales que conquistaban a los oyentes.

Suele decirse que en este mundo triunfan quienes tienen una gran personalidad y él cumplió toda su vida con este requisito. Un carácter independiente y cierta obsesión por el perfeccionismo que le llevó a convertirse en un maestro… Un maestro que comenzó su leyenda en 1938. Esta fecha significó para Welles la diferencia entre ser alguien bueno o ser un icono y referente del mundo de las artes escénicas.

La representación de ‘La guerra de los mundos’ de H.G. Wells a través de la radio es uno de esos momentos que mientras ocurren sabes que estás escribiendo una página de la historia. Todo el mundo que estaba al otro lado de las ondas creyó que realmente New Jersey estaba siendo invadido por los alienígenas. Pánico y conmoción que dieron paso al reconocimiento y el éxito. La RKO no quiso desaprovechar el momento y le ofreció un contrato para dos películas con “absoluta libertad creativa”. Una libertad que aplicada a alguien imaginativo, pionero, renovador e innovador dio como resultado ‘Ciudadano Kane’.

Lástima que a pesar de sentar las bases del lenguaje cinematográfico moderno, el poder de un magnate de la prensa (al que no acabó de convencer aquello de aparecer representado como un despiadado dueño del mayor imperio periodístico de la época) fue más fuerte. Bajo éxito de taquilla, aunque reconocimiento de la crítica que podía permitirse ir en contra del poder. Eso sí, consiguió un Oscar, de nueve nominaciones. La siguiente cinta, ‘El cuarto mandamiento’ tampoco logró una buena recaudación y supuso el fin de su contrato con la productora.

Productor, guionista, director y actor trabajó en EE.UU. y Europa y firmó grandes trabajos como ‘El proceso’, ‘La dama de Shanghai’ o ‘Sed de mal’. Películas de culto que pusieron sobre la mesa su gran capacidad para aprovechar los recursos estéticos. Quizás esta virtud fuera el resultado de una máxima que le acompañó siempre: “es imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como el ojo en el corazón de un poeta”.

Una vida intensa en lo profesional, y también en lo personal con varios matrimonios fallidos… el más célebre el que contrajo con Rita Hayworth, madre de su hija Rebecca.

Revolucionario, precursor, un adelantado a su tiempo, un visionario que supo encauzar su potencial delante y detrás de la cámara. Un minucioso y meticuloso detallista. Un influyente ciudadano del mundo o simplemente, Orson Welles.

“Muchas personas son demasiado educadas para hablar con la boca llena, pero no les preocupa hacerlo con la cabeza hueca”. O.W.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Leyendas y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s