¿Qué tiene Breaking Bad?


Que al escribir Breaking Bad en Google recibas 467 millones de resultados en 20 segundos, te da una pista de lo que la serie significa hoy en día. Quizás sea por lo inesperado de su argumento: un serio profesor de química al que le diagnostican cáncer y considera que el único modo para pagar su tratamiento es convertirse en narcotraficante con la ayuda de un exalumno. Quizás sea porque a lo largo de sus cinco temporadas los personajes sufren una evolución inimaginable, inverosímil… pero que te la crees sin pestañear. Quizás sea porque eres capaz de identificarte, comprender, e incluso, justificar actos injustificables. Lo que no dudo, es que es porque está magistralmente construida, perfectamente guionizada, cuidadosamente realizada e increíblemente interpretada. ¿Qué tiene Breaking Bad?

Es una pregunta difícil de responder. De hecho, cada uno de sus incondicionales tiene su propia respuesta. Eso sí, Bryan Cranston y Aaron Paul probablemente aparezcan en todas ellas. El primero es el gran protagonista de la serie, el que carga a sus espaldas todo el argumento y centra prácticamente todas las tramas. Walter White, un hombre normal, corriente, de lo más común, al que una enfermedad le cambia por completo. Compungido, afectado, aterrado por la posibilidad de morirse. Pero este doctor Jekyll, tiene su Mr. Hyde, su alter ego, su ‘bad’ alter ego: Heisenberg. Y es que ese hombre del montón cocina la metanfetamina más pura del mercado y se convierte en un narcotraficante capaz de codearse con cárteles mexicanos y traer de cabeza a la DEA.

A su lado, Jesse Pinkman, su exalumno del instituto. Un joven con un futuro poco prometedor que vive en un ambiente perjudicial y dañino, un mundo de drogas en el que introduce a Mr. White. Un Mr. Hyde que a lo largo de las temporadas se va convirtiendo en el doctor Jekyll, en un personaje sensato, racional y justo, un personaje con corazón y sentimientos.

Pero Breaking Bad no solo tiene esto. Tiene un gran elenco de personajes secundarios capaces de dejarte con la boca abierta. Anna Gunn (Skyler White), esposa leal capaz de soportar lo insoportable; RJ Mitte (Walter White Jr.), el hijo con parálisis cerebral que adora a su padre; uno de mis personajes favoritos Dean Norris (Hank Schrader), el cuñado de Walter del que destaca un pequeño detalle: es agente de la DEA; Betsi Brandt (Marie Schrader), cuñada de Walter que protagoniza momentos estelares; Giancarlo Esposito (Gus Fring), Bob Odenkirk (Saul Godman) o Jonathan Banks (Mike Ehrmantraut), entre una larga lista.

Una larga lista que resumen en una palabra muy corta: superior. Interpretación superior, pero también una creación superior. Vince Gilligan es el responsable de la serie. El creador. El que ha ideado junto a su equipo esta comedia negra, este drama trágico, este thriller de acción, esta mezcla extraña poco presuntuosa, pero nada sencilla, que llegó en silencio pero que ahora hace mucho ruido, esta combinación química del bien y del mal que crea adicción.

 

(En Estados Unidos (AMC) se han estrenado en septiembre los ochos primeros capítulos de la quinta y última temporada. En 2013 llegará la segunda tanda que pondrá punto final a la serie. En España se puede ver en Paramount Comedy)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Series de Televisión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s