El esperado viaje de ‘El Hobbit’


ElHobbit

El Hobbit // Filmaffinity

Se ha hecho esperar… casi a punto de cerrar el año ha llegado uno de los estrenos más seductores de 2012. El primero de una trilogía que se completará en los próximos dos años… si el fin del mundo lo permite. He de reconocer que ‘El Hobbit’ me ha encantado. Es una película muy bien hecha que sigue la estela de su predecesora, ‘El señor de los anillos’, y cumple todas las expectativas con las que llegué a la sala para ver la cinta. Aunque no me considero una fanática de esta saga (aún no conozco el idioma de los distintos habitantes de la Tierra Media), sí que disfruto mucho con las historias de los hobbits, los elfos, los humanos, los enanos… esa mezcla de seres irreales, valientes y aventureros.

Sin adentrarme demasiado en el contenido y conseguir así una entrada apta para todos los públicos, ‘El Hobbit: un viaje inesperado’ es la primera parte de la historia de Bilbo Bolsón, el tío de nuestro querido Frodo, protagonista de las tres anteriores entregas. Es decir, es una precuela que narra cómo el anillo llegó hasta Bilbo y qué aventuras corrió cuando era un jovencito.

Un “jovencito” brillantemente interpretado por Martin Freeman, acompañado en la historia por trece enanos y, por supuesto, por el mago Gandalf al que da vida el arrollador Ian McKellen. El líder de los enanos, Thorin (Richard Armitage), es la figura que encarna el valor, el poder, la lucha, el coraje, la furia, las agallas, la decisión… es un héroe en toda regla y estoy entusiasmada con su papel. Es cierto, que los acompañantes de Frodo tenían un potencial difícilmente igualable, especialmente Aragorn… pero no sé si será porque los libros preferidos de Armitage cuando era niño eran los de J.R.R. Tolkien o porque necesitaba una dosis nueva de paseos por la Tierra Media, pero he disfrutado mucho con este personaje y con el viaje.

Peter Jackson lo vuelve a conseguir casi diez años después. Con un toque más de humor que sus antecesoras y con grandes momentos de acción que te dejan boquiabierto, los 160 minutos que dura la producción se le pasarán volando a los amantes del género. Es cierto que tarda un poco en arrancar, pero al menos yo, disfruto enormemente con la estupenda fotografía… esos lugares de ensueño, esos rincones mágicos… simplemente perfectos. A todo ello, hay que sumar la música envolvente que te traslada directamente a la Comarca y sus alrededores, unas melodías responsabilidad de nuevo de Howard Shore, irremediablemente asociadas ya las aventuras de Tolkien en la gran pantalla.

Si tuviera que ponerle un pero sería la mayor novedad de la cinta: el 3D. He de reconocer que prefiero disfrutar del cine al estilo clásico, pero eso es algo personal. En definitiva, un buen comienzo del viaje del hobbit y un buen fin del año cinematográfico.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s