2012, ¡hasta siempre! (o hasta nunca)


Probablemente nunca olvidaremos este 2012. El año del fin del mundo, que al final no ha llegado. El año que llegamos más alto, saltamos más lejos. El año de las revueltas, las manifestaciones, las huelgas, los recortes, los desahucios, los rescates. El año de la continuidad en algunos países y de los cambios en otros. Un año de grandes hitos y avances. Un año de grandes mentiras y crueles verdades. Por todo eso y mucho más, 2012, ¡hasta siempre! (o hasta nunca).

Manifestación Huelga General 14N // ccoo.es

Manifestación Huelga General 14N // ccoo.es

2012: el año de los recortes en sanidad, educación, recortes para los funcionarios, los dependientes, los pensionistas, los parados, los inmigrantes… el año de la mayor subida de impuestos (IVA, IRPF…) y el año en el que se ha aprobado una amnistía fiscal para los defraudadores. El euro ha atravesado (y atraviesa) la mayor crisis de su corta historia y los gobiernos de medio mundo se asustan y recapitalizan la banca, mientras la gente es desahuciada. Un año en el que España ha alcanzado cotas de desempleo insólitas, reforma laboral mediante, y un año en el que los españoles han tomado la palabra. La calle ha sido el lugar. Las pancartas, el arma y la voz, la munición. Todos los sectores al unísono con manifestaciones, paros e incluso, huelgas generales.

Esperanza Aguirre ha anunciado en este año su marcha de la primera línea política (aunque a 31 de diciembre aún no sea efectiva). Por primera vez, el rey ha pedido perdón en público por su viaje a Botsuana para cazar elefantes: “lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir”. Y sin el menor arrepentimiento el presidente del Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Supremo, Carlos Dívar, ha tenido que dimitir asumiendo la responsabilidad. Algo, lo de asumir responsabilidades, que nadie ha hecho aún con la fiesta de Halloween más trágica de Madrid en la que cinco chicas perdieron la vida.

Barack Obama // 6topoder.com

Barack Obama // 6topoder.com

Fuera miles de sirios han muerto después de un año de una revolución que parece que nadie es capaz de atajar. El Partido Revolucionario Institucional mexicano ha vuelto al poder en el que estuvo 71 años y Hugo Chávez, actualmente enfermo, ha conseguido su cuarto mandato en Venezuela, un territorio partido en dos ideológicamente. América ha depositado de nuevo su confianza en el primer presidente negro de Estados Unidos. Barack Obama ha sido elegido por segunda vez para llevar el rumbo del mundo y de un país salpicado por la tragedia y que, aún así, no comprende que una matanza no se evita teniendo más armas, sino impidiendo el acceso a ellas. En China no han tenido opción de elegir. “Pacíficamente”, el Partido Comunista Chino ha transferido los poderes a dos nuevos líderes, Xi Jinping y Le Kequiang. Su misión: asegurarse de que nada cambie. Todo, mientras Argentina ha echado un pulso a Repsol con la nacionalización de YPF, lo que se tomó por muchos españoles como algo personal.

2012, ese año en el que llegamos más alto y saltamos más rápido con Félix Baumgartner y su estratosfera; en el que la ciencia logró el mayo hallazgo en la comprensión de la naturaleza: el bosón de Higgs. Ese año en el que le pusimos cara a Kim Dot Com cuando el FBI cerró Megaupload, en el que conocimos a la hermana española de la Gioconda, mucho más valiosa de lo que parecía, en el que el Códice Calixtino de Santiago de Compostela fue el centro de lo que parecía un guión de Hollywood y en el que situamos al pueblo de Borja en el mapa gracias a su particular Ecce Homo.

Santiago Carrillo // es.paperblog.com

Santiago Carrillo // es.paperblog.com

Un año, el 2012, en el que se han ido muchos. Demasiados. Con la conciencia tranquila nos ha dejado uno de los políticos más valiosos de la Transición, Santiago Carrillo. Se ha marchado también Manuel Fraga y uno de los padres de la Constitución y el consenso político, Gregorio Peces Barba. Las artes se han quedado solas sin Antoni Tàpies y la arquitectura ha perdido a un padre con Oscar Niemeyer. El humor dibujado se ha quedado huérfano sin Antonio Mingote y el humor de los niños de 30 años se ha perdido con Miliki. Las letras lloran a Esther Tusquets y la luna no olvida al primer hombre que la pisó, Neil Armstrong. La música ha perdido la garra y el sentimiento con Chavelas Vargas y ha apagado del todo la luz de quien fuera una estrella rota, Whitney Houston.

Tony Leblanc // comunidad.elpais.com

Tony Leblanc // comunidad.elpais.com

El fútbol se quedó sin la pasión y el carácter de Manolo Preciado y el cine… el cine ha perdido mucho: la valentía de quien le plantó cara a la dictadura, José Luis Borau; la osadía del bandolero más querido, Sancho Gracia; la versatilidad de quien estuvo trabajando hasta el final, Juan Luis Galiardo; la galantería de Carlos Larrañagala sonrisa de un maestro, Tony Leblanc.

Por alguna de estas cosas, y probablemente por otras muchas más, recordaremos a este 2012 que hoy acaba por fin. ¡Hasta siempre y hasta nunca!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Los Deseables y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s