The Master, ¿obra maestra?


The Master

The Master

Nadie duda de las dotes interpretativas de Joaquin Phoenix. Nadie cuestiona las cualidades tras la cámara de Paul Thomas Anderson. Pero en esta ocasión la mezcla ha salido amarga.

The Master es una de esas películas para que las grandes firmas autorizadas de este país desplieguen todo su arsenal de adjetivos calificativos: “soberbia, imponente, magistral, feroz, insólita, oscura, tortuosa”, y de sentencias irrevocables: “una obra maestra, la mejor película americana del año”. Sin embargo, para el común de los mortales,  al parecer, incapaces de comprender la complejidad humana, o al menos para mí, es una película tremendamente aburrida.

Desde su estreno en España, hace un año, nunca encontraba el momento oportuno para verla, siempre había una excusa a pesar de las buenas críticas que había leído sobre ella. Algo me fallaba. No sabía qué. Ahora lo sé. Mi satisfacción con una película es directamente proporcional al camino que recorre la cinta. Los largometrajes en los que no evoluciona la acción, no evolucionan los personajes, no evoluciona el contexto… no suelen atraerme. En este caso, al personaje principal podríamos decir que no llego a comprenderle, a pesar de los esfuerzos de un Joaquin Phoenix entregado por completo a su papel. Algo similar ocurre con Philip Seymour Hoffman. Me quedo en la superficie de ambos. No sé por qué son así. Cómo han llegado allí. Y sé que en ocasiones no es necesario saberlo, pero… hay un ‘pero’ que no sabría definir. Más aún teniendo en cuenta la gran carga humana para sus seguidores del tema que aborda: la iglesia de la  Cienciología.

Seymour Hoffman da vida a Lancaster Dodd, un intelectual brillante que crea una organización religiosa que empieza a hacerse popular en Estados Unidos en los años 50 (en la cinta la llaman ‘La Causa’). Phoenix es Freddie Quell, un joven que se convertirá en la mano derecha de este líder religioso. Violencia (no mostrada), locura, sexo, alcohol, trastornos del comportamiento… una combinación explosiva para una película demasiado silenciosa. 

Tres nominaciones en los Oscar y en los Globos de Oro en 2013, cuatro nominaciones para los BAFTA, y galardones en Venecia, Los Ángeles, San Francisco, Chicago, Kansas… entre otros muchos. Supongo que la equivocada seré yo. The Master, obra maestra ¿o no?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a The Master, ¿obra maestra?

  1. Pues a mí me pareció un peliculón. Me tuvo pegado al asiento de un cine sevillano en enero y sin calefacción. Creo que la complejidad psicológica del protagonista, Phoenix, ya justifica el visionado. Mas, respeto tu opinión.

    • La capacidad de Joaquin Phoenix no tiene fin. Es uno de mis actores preferidos y respeto su trabajo, y valoro su conversión en un desquiciado para la peli… pero ni siquiera con eso me ha merecido la pena… Gracias por tu aportación, la verdad es que la mayoría opinan como tú!

      • Al fin y al cabo, eso es lo bonito de esto. Tengo multitud de ejemplos de grandes obras maestras que me han dejado frío al terminar de visionarlas. No he visto ‘The Master’, pero, tras leer tu texto, es probable que le dé una oportunidad y así poder llevarte la contraria un poco.

      • No esperaba menos, aquí aguardaré tu veredicto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s